Ser asertivo

 

¿Qué es la asertividad? ¿Qué se entiende por “ser asertivo”? Veamos un ejemplo. Has invitado a un amigo a cenar, acaba de llegar, justo una hora tarde. No te ha llamado para avi­sarte de que se retrasaría. Te  sientes irritado por la tardanza. Ante esta situación podemos adoptar tres posturas:

1.  Entra, la cena está en la mesa.

2. He estado esperando durante una hora. Me hubiera gustado que me hubieras avisado de que llegabas tarde. ¿Es que te ha ocurrido algo?

3.  ¡Me has puesto muy nervioso llegando tarde! Es la última vez que te invito.

Estas son tres posibles posturas que una persona puede adoptar cuando se encuentra ante una situación como esta. La primera es una postura pasiva, la segunda asertiva y la última agresiva.

La asertividad es la expresión directa de los propios sentimientos, deseos, derechos legítimos y opiniones sin amenazar o castigar a los demás y sin violar los derechos de esas personas. La aserción implica respeto hacia uno mismo al expresar necesidades propias y defender los propios derechos y respeto hacia los derechos y necesidades de las otras personas. Una conducta agresiva implica la defensa de los derechos personales y expresión de los pensamientos, sentimientos y opiniones de una manera inapropiada e impositiva y que transgrede los dere­chos de las otras personas. En el otro extremo se encuentra la postura pasiva, en la cual la persona trasgrede sus propios derechos al no ser capaz de expresar abier­tamente sentimientos, pensamientos y opiniones o al expresarlos de una manera autoderrotista, con disculpas, con falta de confianza. La no aserción muestra una falta de respeto hacia las propias necesidades. Su objetivo es el apaciguar a los demás y el evitar conflictos a toda costa.

¿Porqué ser asertivo?

Cuando una persona no hace prevalecer sus derechos, opiniones y deseos, acaba sintiéndose utilizada, incapaz y débil. Esto a su vez provoca un bajo autoconcepto y una inseguridad sobre las propias capacidades. Aparecen pensamientos negativos tales como”todo el mundo me manipula”, “pueden tratarme injustamente sin que sepa cómo defenderme”, etc. La relación social es desequilibrada y los demás terminan por no respetarlo.

Si por el contrario se muestra agresivo, si deja que su ira surja sin freno, ofende, insulta o amenaza a los demás, a la larga adquirirá una fama de irrazonable, de mal carácter, de difícil trato, etc. La autoimagen que se va configurando no será positiva y sus relaciones sociales se resentirán de ello.

Por todo ello, ser asertivo es más beneficioso para ti mismo y para tu relación a largo plazo con los demás

Advertisements
This entry was posted in Habilidades sociales, Mejora personal and tagged , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s