¿CUÁNDO IR AL PSICÓLOGO?

CA73Z8ITCAS1EHT7CAQV61NOCAP55PK9CA3X1DAQCA4ZF2O2CAFKFKQMCA86MSNJCAS8528ACAUAHU4KCA3JFSSLCAS2YV0QCAETDAYVCANPJNQICA4DYG94CA9KZLTFCAC6UQ47CA9YQ6XE” Hace tiempo que le digo a mi hermano que vaya al psicólogo pero no sabe si lo que le sucede es motivo suficiente”. “Llevo mucho tiempo sintiéndome así, no creo que pueda cambiar”.

Tal vez, estas y otras dudas semejantes llevan a muchas personas a no beneficiarse de un asesoramiento psicológico que le haría recuperar o aumentar su bienestar físico, mental y social, es decir, su salud. Es por estas razones que me propongo, sin ánimo de ser exhaustiva, aportar algo de claridad a la pregunta “¿cuándo ir al psicólogo?”. Las circunstancias pueden ser muy diversas:

– Sentimientos de tristeza, vacío, cansancio, frecuentes ganas de llorar. Incapacidad para encontrar algo positivo o que ilusione;
– Pensamientos negativos que impiden disfrutar de la vida diaria;
– Sensación de ahogo, mareos, irritabilidad, etc.;
– Preocuparse de forma excesiva, darle muchas vueltas a todo hasta el punto de tener la sensación de estar pensado constantemente;
– Problemas de apetito (por exceso o por defecto) o de sueño.
– Bloqueos habituales ante la toma de decisiones o para realizar adecuadamente el trabajo;
– No quererse y tener una imagen negativa de sí mismo;
– Miedo a morir, a perder el control o a volverse loco; miedos o inseguridades que limitan y no permiten llevar una vida normal;
– Tener pensamientos que asustan y llevan a realizar conductas extrañas y repetitivas de las que no puede prescindirse;
– Dificultades sexuales;
– Dependencia de sustancias como el alcohol, tabaco o cualquier otro tipo de droga o a objetos o situaciones como el móvil, internet, compras, etc.;
– Mala comunicación con la pareja, frecuentes discusiones, faltas de respeto, etc.;
– Deteriorada relación con la familia o con los hijos…

En líneas generales será motivo de consulta cualquier otra condición de vida o experiencia caracterizada por el sufrimiento y la impotencia de no saber cómo salir de él.

Si te has sentido identificado con alguna de estas situaciones no pienses que sólo te sucede a ti. Este tipo de problemas son muy frecuentes y el padecerlos no te hace diferente. Por el contrario, el hecho de que conozcas a más gente como tú, que padecen situaciones parecidas, no lo hacen normal. Estos problemas pueden solucionarse y hacer que tu vida sea más agradable.

Advertisements
This entry was posted in Habilidades sociales. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s