La casa de huéspedes.

Este ser humano es una casa de huéspedes.

Cada mañana hay recién llegados.

Una alegría, una depresión, una mezquindad,

cierta percepción momentánea constituye

un visitante inesperado.

¡Acógelos y atiéndelos a todos!

Aunque se trate de una multitud de penas

Que arrasen violentamente

Todos los muebles de tu casa,

Aun así, trátalos a todos con respeto.

Puede que te estén aclarando el horizonte

Para un nuevo deleite.

A los pensamientos escabrosos, a la vergüenza, a la malicia,

Recíbelos a todos con risas en la puerta

E invítalos a pasar.

Da gracias por quien quiera que llegue

Porque todos han sido enviados

De allende como guías.

RUMI

Advertisements
This entry was posted in Atención plena. Meditación, poesia. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s