SUELTA!

Un monje se dirigió a sus discípulos portando una piedra en sus manos. Les preguntó: “¿cuánto creéis que me está pesando esta piedra? Los discípulos contestaron varios pesos aproximados.
A sus respuestas, el monje añadió: “No importa cuanto pese la piedra. Dependerá del tiempo que la sujete. Si la sostengo un minuto, no habrá problema. Si la sostengo una hora, comenzará a dolerme el brazo. Si la sostengo un día, mi brazo comenzará a entumecerse y bloquearse”.
El monje continuó: “el peso de la piedra no cambia, sin embargo, cuanto más tiempo la sostengo, más pesada se vuelve”. Y continuó diciéndoles:” Las preocupaciones son como la piedra. Si piensas en ellas un rato no pasa nada. Si piensas algo más comienzan a molestar y si piensas en ellas todo el día acaban ahogándote y bloqueándote.

Así que recuerda, SUELTA la piedra.”

 

globos

Advertisements
This entry was posted in Habilidades sociales. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s